jueves, 28 de enero de 2010

Homenaje (II)

Un segundo apunte de este homenaje particular a los españoles, muchas veces dejado de lado, pero que para mí es importante: cómo ha evolucionado el nivel educativo de los españoles dependiendo del tamaño del municipio de nacimiento. Siempre se incide en las desigualdades por sexos en la educación, o por comunidades autónomas, lo que es, por supuesto, importante. Pero no menos importante es que los niños que nacen en una gran ciudad tengan las mismas posibilidades de estudiar hasta donde ellos quieran que los que nacen en el pueblo más pequeño de España (hoy por hoy Illán de Vacas, en Toledo, aunque con cinco habitantes no creo que haya visto muchos nacimientos en los últimos lustros).


En el gráfico representa, como el anterior, la evolución de la media de los estudios de los españoles, esta vez por el tamaño del municipio de nacimiento. En él podemos ver cómo el tamaño del municipio de nacimiento parece condicionar las posibilidades de desarrollar estudios, al menos en parte, y que eso ha sido así desde hace muchas décadas. Los datos del gráfico (ver nota metodológica) se refieren al tamaño del municipio en 2001, no cuando la persona de referencia nació, lo que introducirá alguna distorsión en el gráfico (sobre todo entre los de más edad), pero no hay otra cosa.
Lo primero que se observa en el gráfico (al menos yo) es que las líneas son bastante paralelas, aunque en la última década contemplada por el gráfico parecen converger, es decir, la desigualdad parece disminuir. Desde luego, las líneas correspondientes a los municipios con menos habitantes crecen más, y si miramos los mínimos (la enseñanza obligatoria: este dato no aparece en el gráfico) los nacidos en 1975 tenían un fracaso escolar muy similar nacieran en el ámbito rural o el urbano. La diferencia se encontraba aún en los niveles altos, sobre todo la universidad: a ello se debe que los nacidos hacia 1974 en grandes ciudades parezcan disminuir su nivel educativo, cuando es efecto más bien de los que están en la universidad y aún no han titulado.
Si esto se une al proceso de igualación de unas comunidades con otras, y el paralelo proceso de convergencia con Europa Occidental, parece que la LGE, los Pactos de la Moncloa y los españoles dieron de sí lo bastante como para sentirnos satisfechos: el sistema parecía aunar el proceso de disminución de diferencias relativas con una elevación muy pronunciada del nivel educativo medio de los españoles. Pero esto no nos parecía bastante, y cambiamos la Ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada